6 Formas de Mejorar tus Fortalezas de Liderazgo

Adquirir fuertes cualidades de liderazgo puede brindarte confianza y dirección en tu carrera. Hay muchas situaciones en las que es posible que desees asumir un papel de liderazgo, como la gestión de un equipo o proyecto en tu lugar de trabajo. En este artículo, discutimos cómo desarrollar tus fortalezas de liderazgo y ser más efectivos en un rol de liderazgo.

¿Cuáles son las Fortalezas del Liderazgo?

Las fortalezas del liderazgo te ayudan a relacionarte con los demás, a tomar decisiones productivas y a proporcionar una guía eficaz. Tus “fortalezas” profesionales pueden incluir habilidades o cualidades que hayas demostrado, características o habilidades sociales. Pueden permitirte administrar un equipo de manera efectiva, motivar a tu personal, delegar tareas y utilizar la retroalimentación para mejorar con el tiempo. Los líderes deben tener fuertes habilidades interpersonales y otras habilidades sociales como escuchar activamente, contar historias de negocios y la capacidad de mediar en conflictos. Las habilidades de liderazgo también incluyen:

  • Comunicación
  • Confianza
  • Decisión
  • Empatía
  • Buen juicio
  • Honestidad
  • Integridad
  • Autoafirmación

Cómo mejorar tus fortalezas de liderazgo

mejorar-en la oficina

Es importante tomarte un tiempo para identificar las habilidades o cualidades de liderazgo que te gustaría desarrollar para lograr tus objetivos profesionales. Elige una o dos fortalezas de liderazgo en las que concentrarte durante un cierto período de tiempo. Aquí hay algunos pasos que puede seguir para descubrir tus propias fortalezas de liderazgo y desarrollarlas aún más:

  • Identifica tus fortalezas y debilidades de liderazgo
  • Descubre tu estilo de liderazgo
  • Establece metas realistas para el desarrollo
  • Busca el apoyo de otros líderes
  • Adoptar roles de liderazgo fuera del trabajo
  • Asumir roles de liderazgo en el trabajo
  • Practica la paciencia

1. Identifica tus fortalezas y debilidades de liderazgo

Al identificar tus áreas más fuertes, puedes concentrarte en esas fortalezas mientras trabajas en tus áreas de desafío. Para hacer esto, puede ser útil pedirle a un mentor o colega de confianza que discuta las áreas en las que sobresale y las que podrían necesitar algo de atención. También puedes intentar realizar pruebas y evaluaciones de personalidad o aptitud.

Otro ejercicio de pensamiento útil es considerar cuándo has recibido elogios, promociones, premios o cumplidos. ¿Hay algún tema o área que encuentre que le elogian constantemente? ¿Qué rasgos, cualidades y habilidades te ayudaron a conseguir premios o reconocimientos?

2 . Descubre tu estilo de liderazgo

Identificar tu estilo de liderazgo personal puede proporcionar un contexto útil a medida que aumenta tus habilidades de liderazgo. Los ejemplos de estilos de liderazgo incluyen liderazgo democrático, liderazgo transformador, liderazgo estilo coach y liderazgo autocrático o coercitivo. Al identificar tu estilo de liderazgo, puedes buscar oportunidades que resalten tus fortalezas de liderazgo. También puedes descubrir aspectos de tus habilidades de liderazgo que podrías mejorar a través de relaciones con mentores, talleres o solicitando comentarios a tus compañeros de trabajo.

Los diferentes estilos de liderazgo pueden ser útiles en diferentes situaciones o roles, según el contexto. Por ejemplo, un líder autocrático puede sobresalir cuando tu organización experimenta cambios rápidos y tumultuosos, mientras que el liderazgo estilo coach puede ser más efectivo durante las operaciones del día a día al completar un proyecto.

3 . Establece metas realistas para el desarrollo

Las metas son importantes para desarrollar tus fortalezas y habilidades de liderazgo. Después de descubrir tus fortalezas y estilo de liderazgo, puedes determinar las áreas que te gustaría mejorar. Puedes comparar tus fortalezas con las habilidades que necesitarás para tus futuras metas profesionales. Los objetivos claros y bien desarrollados te brindan enfoque y dirección. Te brindan una forma de medir tu progreso y ver cómo está mejorando. Tus metas deben ser significativas, realistas y alcanzables. Los objetivos que están bien definidos y dentro de tus capacidades pueden crear un impulso de progreso y motivación a través del éxito repetido.

Cuando establezca metas, asegúrate de definirlas claramente y de decidir cuándo y cómo trabajarás para lograrlas. Por ejemplo, “convertirte en un mejor comunicador” es un buen objetivo en el papel, pero requiere una dirección específica. Un mejor objetivo podría ser “completar un curso sobre comunicación trabajando en los materiales durante una hora al día”.

4 . Adoptar roles de liderazgo fuera del trabajo

reunion en la oficina

Puedes aprovechar tus fortalezas y aumentar tu confianza asumiendo roles de liderazgo en tu vida diaria. Por ejemplo, podrías ofrecerte como voluntario para administrar un equipo deportivo local o comenzar tu propio grupo o proyecto. Si ya estás involucrado en un grupo o actividad, ofrécete como voluntario para ejecutarlo o administrarlo.

Para sentirte más seguro al hacer esto, recuerda que ofrecer tu apoyo de esta manera a menudo es muy bienvenido, ya que eliminas la presión de otras personas en el grupo. Un ejemplo es una organización de padres y maestros en una escuela. Algunos grupos, como las asociaciones de propietarios, tienen elecciones para determinar el próximo presidente.

Este tipo de rol de liderazgo proporciona una experiencia valiosa. Una vez que te acostumbres a tu rol de liderazgo, estarás en una posición mucho mejor para asumir roles similares en el lugar de trabajo o en la vida pública.

5. Asumir roles de liderazgo en el trabajo

Una buena forma de desarrollar tus cualidades de liderazgo es buscar roles avanzados para asumir en el trabajo. Cualquier oportunidad de liderazgo es una oportunidad para trabajar en tus habilidades al experimentar qué fortalezas tienes y qué fortalezas puedes mejorar.

Puedes ofrecer liderar un proyecto, sugerir una mejora o un cambio que te gustaría implementar o pedirle directamente a tu supervisor una oportunidad para adquirir experiencia en liderazgo. Busca formas más pequeñas de adoptar el liderazgo también, como ofrecerte a guiar a los nuevos miembros del equipo o ayudar a tu supervisor.

6. Practica la paciencia

Se paciente a medida que aprendes y creces en tu función. Intenta trabajar en fortalezas específicas o pensar en cómo lideraría en un contexto particular, como presentar un nuevo proyecto o apoyar a un equipo durante una gran transición. Comprende que te encontrarás con situaciones inesperadas que presentan oportunidades de crecimiento. Recuerda que la paciencia es un rasgo de liderazgo que puedes cultivar.